Entrevista de Lideres Argentinos.Com

Contundente, como en su época de jugador de fútbol, así respondió Alberto Márcico a Líderes Argentinos.Com. Este mítico enganche, que hoy tiene 54 años, fue campeón en Ferro Ferrocarril Oeste en dos oportunidades, tuvo experiencia europea en Toulouse FC de Francia, gloria en Boca Juniors y se retiró en Gimnasia y Esgrima La Plata.  Pasó por la Selección Argentina, convirtió más de 100 goles en su carrera y fue elegido como el segundo mejor enganche de la historia del fútbol argentino,  detrás de Maradona,  en una encuesta de la FIFA realizada en 2001 por Internet. Con ustedes, el Beto…

¿Cómo fue liderar futbolísticamente uno de los equipos más populares del país? Qué sintió en aquel momento?

Liderar un equipo con tantas figuras fue muy lindo. El líder lo es porque lo elige su entorno y porque él quiere, porque pone su personalidad al servicio del equipo. Líder se nace, no se hace. Lo vivía con toda naturalidad y un gran orgullo por ser el conductor de un equipo como Boca. Hoy lo recuerdo con mucha alegría, pero sin nostalgia. 

 

¿A qué actividades se dedica ahora, luego de su salida del fútbol?

Me dedico a la construcción desde hace 8 años. Mi paso por el fútbol no me ayuda para dedicarme al negocio inmobiliario; simplemente cada peso que ganaba lo invertía en ladrillos.

 

¿Qué panorama observa del fútbol argentino actual? ¿Y de la selección?

El fútbol argentino siempre va a ser creador de talento. La diferencia de hoy a la mía pasa simplemente por el trabajo físico. Ahora se juega más rápido porque se trabaja en la semana físicamente muchos ejercicios de velocidad y potencia. A partir de esto, ya no hay diferencia física con los jugadores europeos.

A la selección la veo bien, aunque no me gustó mucho cómo jugó en el Mundial. El nivel de Messi fue bueno y nosotros esperábamos un Messi un superlativo. Considero que, igualmente, Argentina tenía que haber ganado la final por dos goles de diferencia porque fue muy superior a Alemania.

¿Le interesa representar jugadores?

Me gustaría volver como manager pero teniendo un poder importante para tomar decisiones. Para poder apuntar al crecimiento del jugador como persona. Sobre todo, para inculcarles a los jóvenes que estudien y que sean educados para trabajar y jugar al fútbol.

¿Cómo se obtienen posiciones de liderazgo?

Pienso que ser líder es algo natural que viene de chico. Es muy difícil que alguien llegue a ser líder cuando sea grande. Es un proceso que llega con crecimiento, desarrollo y con la formación de la persona.