Javier Buján, interventor del INADI, es abogado, doctor en Derecho Penal, fue Bujan x CV01 (1)subsecretario de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires y consultor de Naciones Unidas. Se encuentra de licencia de su cargo de juez penal, contravencional y de faltas de la Ciudad de Buenos Aires, es profesor titular de la Universidad de Buenos Aires de grado y postgrado y dictó clases, como docente visitante, en las Universidades de París, La Sorbona, Roma y Don Bosco, Brasil.

 

¿Como se relanza el INADI?

En el marco del nuevo gobierno que encabeza el presidente Mauricio Macri, tiene hoy en claro que es, antes que nada, un organismo de protección de derechos de los ciudadanos. El derecho a no ser discriminados.

Tiene como principal objetivo erradicar en el país la discriminación, la xenofobia y el racismo, promoviendo prácticas no discriminatorias y una mirada amplia, plural, federal e inclusiva.

Para eso trabajamos en dieciséis ejes: Salud, Trabajo, Accesibilidad para personas con discapacidades, Diversidad Sexual, Arte y Discriminación, Adultos y Adultas mayores, Racismo y Xenofobia, Interculturalidad, Seguridad y Discriminación, Educación, Discriminación Digital, Violencia de Género, Deporte, Legislación, Administración Transparente y Programas Internacionales.

 

¿Qué grupos son los más discriminados?

Nos guiamos por las denuncias que recibimos en el INADI. La mayoría se registran en el ámbito de los servicios de salud. También recibimos muchísimas denuncias entre los adultos mayores y de mujeres, por violencia de género, y otras que tienen que ver con la identidad de género, el aspecto físico de las personas, discapacidades motrices y psicosociales. Pero también se discrimina por la situación socioeconómica de las personas, se discrimina a los pobres.

 

¿Qué aspectos favorables de país contribuyen con la tarea y cuáles no?

Son aspectos favorables el fortalecimiento de las instituciones democráticas que hacen a la vida republicana y el buen gobierno y que permiten que el Estado y la sociedad civil planifiquen y ejecuten políticas públicas en materia de Derechos Humanos.

En lo negativo, está la brecha ideológica que dificulta los procesos de sensibilización para la formación de valores y la construcción de un idioma de conciencia colectiva conjunta.

 

¿Qué estilo de liderazgo acerca su perfil a la tarea?

Mi estilo no es colocarme por delante del proyecto ni del organismo que conduzco, todo lo contrario. Creo en los equipos de trabajo y considero que los contenidos, las políticas que se ejecutan, deben ser protagonistas.

Evitar un liderazgo mesiánico nos lleva a promover una dirección orientada a conciliar e integrar, dando prioridad a la construcción colectiva utilizando la política como un instrumento transformador de la realidad social.