Sergio Bergman es Rabino, estudió Farmacia y es Diputado Nacional por el PRO. “Somos libres sólo en la Ley, justos en equidad y todos los argentinos -aún cuando no pensamos igual -hermanos en fraternidad”, expresó Bergman a LideresArgentinos.Com

¿Qué opina del momento actual que vive el país?

bergman

Estamos ante un cambio en la gente que tiene esperanzas en que sus próximos dirigentes no sean más de lo mismo y puedan resolver, con gestión eficiente y transparente, los problemas del vivir cotidiano con los que mejoraría la calidad de vida y que además integraría a millones de hermanos argentinos excluidos por la mala praxis de una década donde una Argentina, rica en recursos, se manifiesta miserable en inequidad corrupción y degradación de sus valores democráticos republicanos representativos y federales.


¿Cómo se siente al ser el primer rabino Diputado Nacional?

Siento un honor y una gran responsabilidad en reconocimiento a una sociedad argentina plural y diversa que celebra las diferencias integrándolas a la identidad nacional. Es la buena cosecha del esfuerzo de nuestros maestros predecesores en el diálogo interreligioso que, recibiendo críticas y siendo cuestionados, insistieron en el camino del diálogo y la cultura del encuentro.
Ser representante del pueblo, siendo rabino, me permite integrar en mi argentinidad la posibilidad de servir a mi comunidad que ya no es mi congregación religiosa sino toda la sociedad.

¿Qué ideas buscará llevar al Congreso y en cuáles ya está trabajando?

Estoy trabajando junto a un grupo de activos jóvenes asesores en las comisiones de Relaciones Exteriores, Educación y Sociedad Civil y Cooperativismo. Fundamentalmente con la metodología de despacho abierto que propone convocar a la sociedad civil a que nos haga llegar inquietudes y proyectos para que seamos más un puente que autores de iniciativas que atiendan necesidades concretas.
Lamentablemente debo hacer saber que con las mayorías automáticas del oficialismo en comisiones y en el Recinto nuestras propuestas son sólo proyectos sin tratamiento ya que en el ejecutivo autocrático de una sola persona se determina dar despacho a libro cerrado a las propias iniciativas presidenciales y luego ser despachadas sin debate por obediencia debida.

¿Qué nuevas responsabilidades debió asumir para hacer extensivo su liderazgo comunitario a toda la sociedad?

Las de poder servir al bien común en la función pública asumiendo un cargo por encargo con la vocación de no pretender cambiar la política sino contribuir a mejorarla en la medida de mis posibilidades. Siempre con humildad y disposición de dignificar lo público y restaurar en nuestra sociedad la vida en comunidad afirmando que somos libres sólo en la ley, justos en equidad y todos los argentinos -aún cuando no pensamos igual -hermanos en fraternidad.