La alianza “1 País” de Sergio Massa y Margarita Stolbizer, propondrá en la Ciudad de Buenos Aires al economista Matías Tombolini para liderar la nómina de postulantes a la Cámara de Diputados.

Tombolini fue subsecretario de Bienestar Estudiantil de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA; director del programa de Capacitación y Desarrollo del Centro de Estudios Profesionales de Ciencias Económicas para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID); director de la Dirección General de Coordinación de Comisiones de la Legislatura de la Ciudad; Director General de Industria de Comercio y Servicio del Gobierno de la Ciudad; y Director General de la Dirección Técnica, Administrativa y Legal del Ministerio de Gestión Pública y Descentralización de la Ciudad.

Además, fue docente y titular de la Cátedra de Economía del CBC de la UBA, y de Macroeconomía y política económica y de mercado de capitales y de Introducción al cálculo financiero, en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.

Tombolini es reconocido por sus colaboraciones en distintos medios de comunicación, desde artículos para publicaciones gráficas hasta columnas de opinión en radio y televisión. Escribió los libros “Economatrix, números más allá de los relatos”; “Ladrones”; y “Todo lo que tenés que saber de economía argentina”.

 

¿Cuáles son los ejes de campaña?

Lo resumo en una sola frase: que nos alcance la plata. Hoy a cada vez menos gente le alcanza la plata para vivir. Cada vez se hace más difícil llegar a fin de mes y estos son problemas reales que no aparecen en la agenda de la política. Aumento de precios, pobreza, desempleo, son temas que se vuelven cada vez más urgentes y, lamentablemente, no hay pronunciamientos de los dirigentes más importantes del país sobre estas cuestiones.

Tenemos una clase política que está, en su gran mayoría, discutiendo desde hace años y años sobre la supuesta grieta, que es una grieta entre políticos pero no es la grieta real en la que vive la gente. La grieta que vive la gente es “me alcanza o no me alcanza”, “llego a fin de mes o no llego”, y cada vez es más grande. Esto no es algo que empezó con este gobierno, viene desde el anterior. En eso, lamentablemente, hay que decir que no hubo un gran cambio.

Nosotros venimos a sumar a un cambio real trayendo al Parlamento los problemas verdaderos de la gente. Si no atendemos eso no podemos empezar a avanzar en serio.

 

¿A qué público le hablará?

Yo en principio soy un vecino de la Ciudad de Buenos Aires y si bien, como economista, tengo un entendimiento técnico de lo que pasa a nivel nacional, quiero hablarle a los porteños como yo, esencialmente porque es a ellos a los que voy a pedirles el voto de confianza.

Esto es otro problema de la política, me parece. No sólo se hablan de temas totalmente insustanciales, sino que se pierde el foco de los problemas que verdaderamente importan.

Cuando yo digo que la economía es el problema central de la gente, naturalmente se aplica a todo el país, pero hay datos que son concretos de la Ciudad de Buenos Aires: 3 de cada 10 porteños alquilan, casi la mitad paga las compras del supermercado en efectivo y 4 de cada 10 vecinos de la Ciudad consideran que su sueldo no les alcanza para vivir. Estos datos tendrán su correlato con la realidad nacional, pero describen cómo se manifiesta esta problemática para los porteños.

Mi intención es aportar a mejorar la vida de los vecinos de la Ciudad, abordando sus problemas más inmediatos, como el acceso a la vivienda, el salario, la capacidad de ahorro y los precios. Tenemos que hacer que a la gente le alcance la plata para vivir. Buenos Aires es la ciudad más permeable a los cambios globales, es el medidor de hacia donde va el país.

Si no tenemos una capital próspera, donde la gente pueda vivir bien estamos sentando un precedente muy poco prometedor para el resto de las ciudades del país.

 

¿Cómo considera usted que se construye liderazgo?

Realmente lo desconozco porque no soy político. Pero no es algo que me quite el sueño, para ser franco. Yo no vengo a liderar nada, vengo a sumar mis conocimientos y mi entusiasmo, como economista, como docente universitario, como persona que escribe libros y da consejos sobre cómo mejorar la economía cotidiana en las redes sociales y en los medios.

Yo soy eso, y tomo la decisión de redoblar la apuesta, de llevar mis ideas al lugar donde se puede mejorar la realidad de la gente, que es la política.

Mi interés no es liderar sino construir desde un lugar que sea de diálogo y de escucha, aspectos que no veo tanto en la política actual, aún con todo lo que hemos mejorado, son cosas que nos cuesta, somos muy “cabezas duras” los argentinos.

Eso saca lo mejor y también lo peor de nosotros, pero tenemos que abrirnos a una nueva forma de hacer política, sin personalismos ni liderazgos, una política de ideas.

Creo que el mundo está yendo hacia allá. ¿Qué es Google si no? Toda la innovación que queremos traer a la Argentina, todas esas empresas que son las que están marcando el curso de esta época y queremos que vengan acá, ¿por qué no vienen o no terminan de llegar? Porque tenemos todavía una mentalidad del siglo pasado, seguimos pensando en qué el líder va a resolvernos la vida. Yo creo que la época de los líderes se terminó y empezó la época de las ideas.

Y lo bueno de las ideas es que no se corrompen. Sirven o no sirven. Eso es lo que tenemos que discutir, cuáles son las ideas que sirven para mejorar como ciudad y de ahí mejorar como país.

 

© Todos los derechos reservados www.LideresArgentinos.com  / / Junio de 2017